Aleaciones tratables térmicamente y no tratables térmicamente

Significado de tratable térmicamente

El término “tratable térmicamente” tiene algunos significados diferentes, pero todos ellos se relacionan con el uso de calor para cambiar las propiedades de un material. Un significado común es que tratable térmicamente significa que el material se puede cambiar calentándolo y enfriándolo de una manera específica, lo que altera su estructura interna y lo hace más fuerte o más resistente.

Otro significado es que el material se puede derretir y luego volver a solidificar en una nueva forma, lo que también se conoce como procesamiento térmico. Este proceso puede hacer que el material sea más duro o más resistente a la corrosión.

En metalurgia, tratable térmicamente significa que un material puede someterse a un tratamiento térmico (tratamiento térmico) para alterar sus propiedades mecánicas. Los tratamientos térmicos más comunes son el recocido, el temple y el revenido. Estos tratamientos aumentan la resistencia y dureza del material alterando la microestructura.

Significado no tratable térmicamente

Las aleaciones no tratables térmicamente son aquellas que no responden a ningún método de tratamiento térmico conocido. Esto significa que sus propiedades no pueden mejorarse ni cambiarse de ninguna manera mediante el procesamiento térmico.

QUE ES UN CHILLER FUNCIONAMIENTO DE...
QUE ES UN CHILLER FUNCIONAMIENTO DE SISTEMA CON CONDENSADOR ENFRIADO POR AIRE

Las aleaciones no tratables térmicamente se utilizan a menudo en aplicaciones en las que se requiere una resistencia baja o constante, ya que no se pueden fortalecer mediante el tratamiento térmico. Algunos ejemplos comunes incluyen cojinetes de latón y bronce, ciertos tipos de tornillos y pernos y bronces de estaño con plomo.

Las aleaciones no tratables térmicamente son aquellas que no pueden ser reforzadas por tratamiento térmico. Los aceros no tratables térmicamente no se ven afectados por el tratamiento térmico y el temple. Tienen una templabilidad más baja que otros aceros y no se pueden endurecer por calentamiento y enfriamiento rápido. Los aceros no tratables térmicamente se utilizan en aplicaciones donde la dureza no es un requisito.

Este término se usa más comúnmente en el contexto del acero, donde se refiere a las aleaciones que no se pueden endurecer mediante tratamiento térmico. En cambio, las aleaciones no tratables térmicamente deben fabricarse con un mayor nivel de dureza y resistencia desde el principio.

Si bien esto los hace menos versátiles que las aleaciones que se pueden fortalecer mediante un tratamiento térmico, también significa que es menos probable que experimenten fallas debido a la fatiga del metal.

Acero tratable térmicamente

El acero tratable térmicamente es un tipo de acero que ha sido diseñado específicamente para ser tratado térmicamente. Esto significa que puede someterse a un conjunto específico de tratamientos de calentamiento y enfriamiento para lograr las propiedades deseadas.

El acero tratable térmicamente se usa a menudo en aplicaciones donde se requiere alta resistencia y tenacidad. También se puede tratar térmicamente para lograr un mayor nivel de resistencia a la corrosión.

El acero tratable térmicamente es un tipo de acero que puede tratarse térmicamente para mejorar sus propiedades mecánicas. Cuando se trata térmicamente, el acero se somete a un ciclo controlado de calentamiento y enfriamiento, que cambia su microestructura y mejora su resistencia, tenacidad y resistencia al desgaste. Los aceros tratables térmicamente se utilizan en una amplia variedad de aplicaciones, incluidos componentes de automóviles, herramientas, troqueles y herramientas de corte.

Acero no tratable térmicamente

Los aceros no tratables térmicamente son aquellos que no pueden mejorar sus propiedades mecánicas mediante el uso de tratamiento térmico. El recocido, el templado y el revenido son procesos que se pueden utilizar para mejorar la resistencia y tenacidad del acero, pero algunos aceros no pueden someterse a estos tratamientos.

Los aceros no tratables térmicamente tienen menor resistencia y dureza que sus homólogos tratados térmicamente, pero también son menos costosos. Debido a su menor costo y sus propiedades aceptables, los aceros no tratables térmicamente se usan a menudo en aplicaciones de construcción donde no se requiere alta resistencia.

Cuando la mayoría de la gente piensa en acero, imagina un metal fuerte y duradero que puede soportar mucho desgaste. Sin embargo, existe un tipo de acero que no requiere tratamiento térmico para lograr las propiedades deseadas. El acero no tratable térmicamente es perfecto para aplicaciones en las que no son necesarias una alta resistencia y tenacidad. Este tipo de acero es menos costoso que el acero tratado térmicamente y se puede mecanizar más fácilmente. El acero no tratable térmicamente también es menos propenso a la corrosión.

Los aceros no tratables térmicamente se utilizan en aplicaciones que no requieren la mayor resistencia y dureza que se puede lograr mediante el tratamiento térmico. Estos aceros suelen tener un costo más bajo y una mejor maquinabilidad que sus contrapartes tratables térmicamente. Los aceros no tratables térmicamente están disponibles en una variedad de químicas, incluidos los aceros con bajo contenido de carbono, alto contenido de carbono y aleados.

Diferencias entre aleaciones de aluminio tratables térmicamente y no tratables térmicamente

Los tratables térmicamente y los no tratables térmicamente son los dos tipos principales de aleaciones de aluminio. Son ampliamente utilizados en la fabricación de soldadura y tienen diferentes propiedades asociadas a su estructura química y metalúrgica, así como a sus reacciones durante el proceso de soldadura.

Aleaciones de aluminio no tratables térmicamente

La resistencia de tales aleaciones se crea inicialmente mezclando aluminio con diferentes elementos de aleación como, por ejemplo, silicio y magnesio. Estas aleaciones están hechas de aleaciones de aluminio puro (serie 1xxx), aleaciones de manganeso (serie 3xxx), aleaciones de silicio (serie 4xxx) y aleaciones de magnesio (serie 5xxx).

Se puede lograr un mayor aumento en la resistencia de las aleaciones mediante trabajo en frío o endurecimiento por deformación. Estos se realizan mediante laminación, estirado a través de matrices, estiramiento o procesos similares de endurecimiento por deformación.

Aleaciones de aluminio tratables térmicamente

Las aleaciones de aluminio tratables térmicamente son aquellas que han sido diseñadas específicamente para ser tratadas térmicamente. El término “tratamiento térmico” se refiere a un proceso que se utiliza para cambiar las propiedades mecánicas y/o físicas de la aleación. Hay varios tipos diferentes de tratamiento térmico, y cada uno altera la aleación de una manera diferente.

De manera similar a las aleaciones no tratables térmicamente, la resistencia inicial de las aleaciones de aluminio tratables térmicamente también se produce agregando elementos de aleación al aluminio puro. Dichos elementos incluyen cobre (en el sistema de aleación de aluminio tipo 2xxx), magnesio y silicio, que pueden formar el compuesto de siliciuro de magnesio (en el sistema de aleación de aluminio tipo 6xxx), y zinc (en el sistema de aleación de aluminio tipo 7xxx). El grado tratable térmicamente más común es el grado de aluminio 6061.

La adición de los elementos de aleación anteriores (ya sea de una sola aleación o de múltiples elementos de aleación en la misma aleación) a una aleación de aluminio da lugar a una solubilidad sólida con el aumento de la temperatura. Por esta razón, se puede producir un mayor fortalecimiento de las aleaciones tratables térmicamente dándoles un tratamiento térmico a alta temperatura. Ejemplos de tales tratamientos térmicos son el enfriamiento rápido y el endurecimiento por precipitación (también llamado envejecimiento artificial).

¿Qué es el tratamiento térmico?

El tratamiento térmico es un proceso que altera las propiedades físicas y, a veces, químicas de un metal, una aleación o un plástico. El objetivo principal del tratamiento térmico es lograr las propiedades mecánicas deseadas para el objeto. Los tres objetivos más comunes del tratamiento térmico son aumentar la dureza, la tenacidad y la resistencia del material.

El primer paso en el tratamiento térmico es identificar qué tipo de material necesita ser tratado. No todos los metales se pueden tratar con los mismos métodos y cada material tiene un tratamiento recomendado diferente.

El segundo paso es decidir a qué temperatura se debe calentar el material para lograr los resultados deseados. La temperatura variará según el tipo de material que se esté tratando.

El tercer paso es elegir el método de tratamiento adecuado para el material. Hay muchos métodos diferentes que se pueden utilizar, pero no todos los métodos son adecuados para todos los materiales.

Procesos de tratamiento térmico para acero y otros metales

Hay una serie de diferentes procesos de tratamiento térmico que se pueden utilizar para alterar las propiedades mecánicas del acero y otros metales. Los principales tipos de procesos de tratamiento térmico del acero son el recocido, el templado y el revenido, el endurecimiento y la normalización.

El recocido es un proceso que ablanda los metales calentándolos a una temperatura alta y luego enfriándolos lentamente mediante una tasa de enfriamiento controlada aplicada en un horno o tratador térmico. Este proceso (también llamado recocido de alivio de tensión) se utiliza para eliminar las tensiones del metal y facilitar el trabajo. Esto se hace a menudo después de trabajar en frío el metal para restaurar su ductilidad.

El enfriamiento es un proceso que endurece los metales calentándolos a una temperatura alta y luego enfriándolos rápidamente. Este proceso aumenta la resistencia y la dureza del metal. Esto se puede hacer en aceite o en agua. Luego, el metal se templa recalentándolo a una temperatura más baja y luego enfriándolo lentamente. El enfriamiento funciona mejor para acero con alto contenido de carbono o elementos de aleación al producir una microestructura de martensita.

El templado es un proceso que reduce la dureza de los metales endurecidos calentándolos a una temperatura más baja de la que se calentaron para endurecerlos y luego enfriándolos lentamente. Este proceso ayuda a prevenir la fragilidad del metal.

El endurecimiento es un proceso que aumenta la dureza de un metal calentándolo a cierta temperatura y luego enfriándolo rápidamente. En metalurgia, el endurecimiento es el segundo paso del tratamiento térmico del templado y revenido, que produce martensita a partir de austenita. Esto crea un acero más resistente al desgaste. El aumento de la dureza se debe a la formación de martensita, que es una sustancia muy dura mucho más dura que la matriz de ferrita circundante. El endurecimiento aumenta la tenacidad y la resistencia a la abrasión y penetración de objetos extraños.